Palacio Sant Salvador

ACTUAL
Estimados clientes,
nuestra casa permanecerá abierta! En nuestra espaciosa casa con solo 8 habitaciones es fácil cumplir con todas las normas de higiene y distancia, y pasamos una inspección de la Sanidad con éxito. Nuestros huéspedes se sienten muy cómodos en una Mallorca ligeramente diferente, podéis disfrutar de la belleza de esta isla con calma en estos momentos, y nuestro pueblo está con mucha vida como siempre, con todos los restaurantes abiertos …..
¡ESPERAMOS VEROS!

¡Bienvenidos!

Tómese su tiempo para echar un vistazo y descubra el encanto tan particular de nuestra casa. Así podrá verificar después ‘en vivo’, en su primera visita, que es tan bella como usted se imaginaba.

Hotel Sant Salvador, Hotel Palacio

Hotel Sant Salvador in Artà auf Mallorca (Hotel Palacio)

En el noreste de Mallorca, el pueblo medieval de Artà, uno de los más hermosos de la isla, ha conseguido conservar su carácter original y su encanto hasta el día de hoy. El pequeño palacio Ca’n Epifanio, lleno de historia y tradición, situado a los pies de la iglesia fortificada Sant Salvador, alberga hoy una verdadera joya: un ‘Turisme d’Interior’ (número registro TI/16) muy poco común, con sólo 7 junior suites y una suite, un idílico y fantástico jardín con piscina con agua del mar y la emblemática fachada atribuida al maestro Antoni Gaudí. Està ubicado en una zona tranquila del pueblo, casi al lado de la majestuosa iglesia Transfiguració del Senyor, muy cerca del nuevo parque natural Península de Llevant, pero sólo a cinco minutos a pie del centro.

Nuestro restaurante nuevo esta a 333 pasos del hotel, en un antiguo colegio de un monasterio, ¡mas informaciones en breve!

El inusual diseño de la casa, con sus atrevidos colores, y la manera como lo esmeradamente restaurado se combina con lo moderno son ciertamente únicos y hacen destacar esta «perla».

Les esperamos a ustedes…
… a los estresados que tienen poco tiempo y que quieren dejarse mimar en un ambiente familiar para cargar las pilas rápidamente.
… a aquellos que gozan de unas largas vacaciones y que aprecian un trato personalizado en un magnífico escenario.
… a amantes de la naturaleza que quieren descubrir la flora y fauna de nuestro parque natural Península de Llevant y de los alrededores de Artà, ¡que es el municipio que cuenta con la costa más larga sin edificar en Mallorca!
… a los interesados en la cultura que quieren conocer de primera mano la vida mallorquina de los pueblos y los campos, o que quieren escuchar uno de nuestros conciertos de música en vivo -que ofrecemos continuamente- con artistas internacionales.
… a golfistas, que en 30 minutos pueden llegar a seis campos de golf diferentes.
… amantes de la buena cocina, fresca, interesante … Nuestro nuevo restaurante en el patio romántico de una escuela del monasterio ofrece cocina de fusión, bar, cócteles ……
… y, por supuesto, a los amantes del sol que no quieren renunciar a un ambiente exclusivo y distinguido. Ellos pueden disfrutar de las diversas y numerosas playas cercanas.

La peculiar historia de nuestro pequeño palacio Ca’n Epifanio.
La voluptuosidad tiene forma. Y tanto. Rubens lo reflejó perfectamente en sus obras. Aquella idea de que la curva es la representación de la belleza por excelencia fue asumida por Gaudí. Y aquí comienza la historia de Ca’n Epifanio. Parece, según la versión popular, que es poco amante de la palabra escrita, que el constructor de este edificio, amigo personal de aquel joven aprendiz de arquitecto llamado Gaudí, le encargó el diseño de una fachada para una casa que se quería construir en un pequeño pueblo de Mallorca, donde en aquellos momentos había una verdadera fiebre de rivalidad constructora entre la vieja oligarquía terrateniente y los indianos que venían de las Américas cargados de dinero. Así pues, Gaudí se embarcó en un diseño curvilíneo, con esa idea de belleza, de eternidad. Dejó en la parte frontal del edificio un gran espacio, un jardín donde desde sus sombras se pudiera contemplar la armonía de las líneas y el juego de simetría conferida por las curvas. Todo un mensaje de los nuevos tiempos que se abrían con el cambio de centuria. Antoni Picazo i Muntaner. Historiador

Y 110 años después, otra vez, un amigo de la familia se encargó del diseño del «Castellet», como se llama la casa en Artà. Mientras se llevaba a cabo una reforma completa y se transformaba en un hotel, el pintor y escenógrafo Zezo aplicó al interior el pintoresco estilo del modernismo, pintó el hall con el sol que pasaría a ser el emblema del nuevo hotel, creó para el salón un mural con las tres Gracias, encarnaciones del sol, la luna y las estrellas… Contribuyó con su labor al nacimiento de un hotel que destaca por su amor al detalle, la gran cantidad de elementos artísticos, su creatividad… pero, sobre todo, por poner un gran énfasis en la hospitalidad.

¿Ya sienten un poco de curiosidad…? Bueno, ¡les esperamos! ¡bienvenidos!

Christophorus Heufken y el equipo del Sant Salvador